Mujeres y danza, una alianza eterna

Parece ser que, en general, el mundo ha aceptado que la danza sí que era un asunto y un arte para las mujeres (esta podría ser una opinión totalmente contraria al machismo, que también sin embargo es otro tipo de discriminación, sólo como dato). Cuando surgió allá por la prehistoria, la danza era una forma de mostrar alegría y de amenizar algunos rituales místicos o espirituales, y en ese momento podía ser interpretada por hombres y mujeres por igual; pero cada vez más se fue convirtiendo en una tarea femenina, y eso puede verse en numerosas pinturas rupestres, pergaminos y jeroglíficos, y también en algunas esculturas primitivas, que tenían muy en cuenta la figura de la mujer como símbolo de fertilidad y de bonanza en general.

Cualquier obra artística de la antigüedad muestra a mujeres danzando en numerosos eventos rituales o religiosos. Ya sea en el Antiguo Egipto, en la Grecia clásica o durante el Imperio Romano, el baile formaba parte de la cultura diaria sin importar clases sociales, y las féminas tenían una parte esencial en él. Y no sólo en Occidente: las culturas asiáticas como la de Creta, Mesopotamia, China y Japón también mostraron en sus creaciones artísticas esta realidad. Incluso la Biblia ensalza la danza como una manera de alabar a Dios, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, y habla de doncellas que danzaban para adorar y agradar a la divinidad en variadas oportunidades.

En la Edad Media, cuando el cristianismo estaba en su mayor apogeo, y sus estándares éticos eran tan retrógrados, el baile y la danza eran considerados escandalosos y poco adecuados, inspirados en ocasiones por el diablo. Así, se restringían a ciertas festividades y danzas populares, permitidas en ciertas fechas anuales, pero aún así fueron surgiendo diversos géneros en casi todos los países del Viejo Continente.

En el siglo XV apareció el ballet, un hito que revolucionaría el arte de la danza, y que se convirtió en la expresión máxima de este arte. Fue en Italia donde surgieron estos primeros ballets, aunque luego se extendieron por toda Europa, teniendo también gran trascendencia en Francia. Al principio los papeles femeninos eran interpretados por hombres, pero pronto eso dejó de ser así, ya que las mujeres parecían mucho más predispuestas para este baile y parecían ejecutar los movimientos con gran elegancia; y así siguió desarrollándose hasta nuestros días.

Sí, el ballet está presente en la actualidad, pero no es el único baile que ha ido surgiendo, sobre todo en los dos últimos siglos. Aunque el Ballet Ruso ha creado escuela desde la antigua Rusia hasta Londres durante todo el siglo pasado, aparecieron otras danzas como el flamenco, el baile moderno con la gran variedad de estilos que conlleva, e incluso otras de origen asiático como la danza del vientre; y todas ellas, por una razón u otra, han acabado siendo ejecutadas en su gran mayoría por mujeres.


Deja un comentario